Diferencia entre emoción y sentimiento

logo plenium

Por: Plenium

Visitar perfil

21 Jul 2020

 4 min de lectura

¿Qué son las EMOCIONES?

Las emociones pertenecen al cuerpo, no a la mente. No tienes que analizarlas ni concientizarlas, se sienten de inmediato y se producen en una parte de tu cerebro llamada “área límbica” o “sistema límbico”, está parte es el cerebro emocional.


Son innatas, espontáneas, muy intensas, se observan externamente, se notan, no puedes ocultarlas, son de muy corta duración (no más de 90 segundos).


Pongamos un ejemplo de emoción:

Voy manejando y un auto se pasa la luz roja, impactando mi carro fuertemente. De inmediato, la emoción aparece, puede ser miedo, susto, gritar, etc. No puedo ocultarla, es espontánea, se me nota. ¡Esto es la emoción! Lo que viene después es el sentimiento que se produce por los pensamientos que comienzo a generar.

 

 

¿Y qué es un SENTIMIENTO?

Primero se necesita tomar consciencia de cómo nos sentimos ante cualquier estímulo interno o externo. Comienzo a experimentar sensaciones ante lo ocurrido o ante un recuerdo que traigo en mi mente. Sensaciones como agitación, nudo en la garganta, aceleración en el ritmo cardiaco, presión en el pecho, etc.


El sentimiento surge lenta y progresivamente, puede no observarse a simple vista, las demás personas pueden no darse cuenta de cómo te sientes, puedes ocultarlos o reprimirlos.


Generalmente los sentimientos son de larga duración, pertenecen a la mente y se encuentran en el cerebro racional, esa parte que razona y analiza, a la que llamamos “neocórtex” o “corteza prefrontal”.

Si continuamos con el ejemplo anterior, la emoción surge de inmediato, no puedo controlarla (como al asustarme), pero lo que sucede después de la emoción depende de mí. Los sentimientos posteriores al choque y a la emoción inicial, dependerán de los pensamientos que genere. Estos los puedo manejar, puedo decidir qué pensar y cómo actuar con respecto a lo que sucedió. Puedo elegir entre dos escenarios:

 

 

Escenario 1

Pensar: “Qué susto tan grande”, “Qué horrible estuvo”, “Pude haber muerto”, “Cuánta gente insensata, ya no quiero manejar”, “Siempre me pasan cosas malas, que mala suerte tengo”. Estos son pensamientos tóxicos, y con ellos llega el temido estrés.

Cuando en mi vida es común pensar en negativo, mi cuerpo estará acostumbrado a vivir así, a encontrar los peros y los “no” de la vida. “¿Cómo le voy a hacer?”, “No puedo”, “Eso no es para mí”, “No lo merezco”. Con estos pensamientos constantes, puede bajar mi sistema inmune y pueden incluso comenzar las enfermedades. No nos damos cuenta de que nosotros mismos somos el motor generador del estrés con pensamientos dañinos y tóxicos que me llevan a sentimientos de ira, enojo, coraje, miedo, resentimiento, impotencia, inseguridad, etc.

Los sentimientos de baja frecuencia me llevan a producir cortisol y exceso de adrenalina, que me llevarán al estrés, depresión, ansiedad y muchas más cosas que son dañinas para mi cuerpo y mi mente.

 

 

Escenario 2 –

Pensar: “¡Wow! Qué afortunado fui de salir ileso del choque”, “¡Qué agradecido estoy de que no me paso nada!”, “Qué amable se portó la persona del seguro”, “¡Qué suerte tuve!”. Estos son pensamientos constructivos, que nos ayudan a buscar alternativas, ser creativos, tomar decisiones, ver el “sí” de la vida; ver lo que sí tengo y no lo que me falta.

Al tener estos pensamientos, genero sentimientos de alegría, satisfacción, agradecimiento, paz, compasión, felicidad, etc.

Los sentimientos de alta frecuencia me llevan al bienestar y a la producción de neurotransmisores de felicidad. Pronto platicaremos sobre ellos en otro capítulo.

 

Entonces, ¿qué elijo?

Ahora sabemos la importancia de tener pensamientos constructivos. Todo depende de mi actitud, de cómo quiero ver la vida, ya que ante el mismo evento puedo ver la vida llena de oportunidades para crecer, o llena de obstáculos que me paralizan.


Aprendamos a manejar nuestros pensamientos y emociones. Todos contamos con recursos maravillosos y un gran potencial, sólo necesitamos ir a nuestro interior y sacarlos a la luz.


Te invitamos a formar parte de nuestro curso de Psicología positiva, donde podrás aprender más sobre cómo el tener pensamientos, emociones y sentimientos positivos, te llevará a tener una vida más tranquila y plena.

 

¡Qué se note tu luz!

 

 

Si quieres estar al tanto de nuestros siguientes blogs y podcasts ¡déjanos tu contacto y nosotros te mantendremos informado! Para conocer nuestros cursos, talleres y terapias, haz clic aquí.

COMENTARIOS

Si tienes alguna duda sobre lo que escribimos, comenta y te contestaremos.

Dejar un comentario





Artículos Recientes

portada
APRENDAMOS A VER LO POSITIVO DEL FRACASO
Planta
¿ERES UNA PERSONA CON RESILIENCIA?
photo-of-woman-looking-at-the-mirror-774866
¿Dónde puedo encontrar la salud?