Cómo ser un buen padre y un ejemplo para tus hijos

foto del autor: Myrna Gonzalez

Por: Myrna Gonzalez

Visitar perfil

17 Sep 2018

 3 min de lectura

En el momento que nos enteramos por primera vez que nos convertiremos en padre o madre, muchas preguntas y miedos nos vienen a la mente.

Pensamos en cómo ser un buen padre para nuestros hijos o hijas, o si estamos preparados para tener y educar un bebé.

Ser padre sin duda es una de las experiencias más agradables pero también es una de las más difíciles porque no existe un manual que nos enseñe cómo ser un buen padre o madre, sin embargo, algunos expertos coinciden en algunos puntos o consejos que debes seguir para mejorar como padre o madre de familia y como persona.

Ve nuestro video y conoce grandes herramientas que expertas en el tema nos dan para ser mejores padres

Aprende cómo ser un buen padre con 12 grandes herramientas

1. Pasa tiempo de calidad con tus hijos:

La paternidad y la maternidad son un acompañamiento de gran trascendencia.

Tu parte afectiva en la relación con tus hijos se fortalece cuando estás a su lado de manera consciente.

Dedica tiempo de calidad a tus hijos, interactúa con ellos y conócelos.

El estar consciente de que tus hijos a veces atraviesan por dificultades y estar con ellos para apoyarlos o escucharlos, es una de las tantas maneras en las que puedes aprender cómo ser un buen padre.

El acompañar a tus hijos en sus momentos importantes, sean buenos o no tan buenos, hará que puedas ser más comprensivo y que ellos confíen en ti cuando atraviesen por algo difícil.

2. Reconéctate con tu esencia:

Que puedas estar presente de manera consciente en la vida de tus hijos es muy importante para que aprendas cómo ser un buen padre o madre, sin embargo, es igualmente importante que te dediques tiempo a ti y que te reencuentres contigo mismo.

Cuando te tomas un tiempo para ti, eres capaz de relajarte y de tener momentos de introspección que te ayudan a conocerte mejor y a entender la forma en la que los estilos de crianza influyen en cómo aprenden tus hijos a tomar decisiones.

Si tú eres capaz de conectar con tus propios sentimientos y de expresarlos, te va a ser más fácil entender los de tus hijos y enseñarles a ser inteligentes emocionalmente para que puedan expresar sus sentimientos de una manera asertiva y libre de prejuicios.

3. Usa el lenguaje afectivo consciente:

Aprende a apreciar el valor del lenguaje afectivo contigo mismo para que puedas tener una buena comunicación con tus hijos.

Cuando conocemos el valor de nuestro propio lenguaje afectivo, encontramos la manera de hacer peticiones de colaboración a nuestros hijos usando un lenguaje responsable, afectivo y lleno de claridad emocional.

4. Escucha de manera activa y efectiva:

Es muy importante identificar los factores que facilitan una escucha activa con tus hijos; cuando logras identificarlos, ambos pueden escucharse de manera efectiva y activa.

En la tarea de cómo ser un buen padre, escuchar a tus hijos, conocer lo que piensan, sus intereses, ideas, temores, sentimientos e historias, los hará darse cuenta de que pueden confiar en ti y que siempre estarás para apoyarlos y ayudarlos.

Incluso si tu hijo está pequeño y sus temas no logran atraparte tanto, es importante que los escuches, de esta manera cuando sean adolescentes, jóvenes o adultos, les será más sencillo acudir a ti para contarte sus problemas.

5. Entiende el comportamiento de tu hijo y dale su lugar:

El comportamiento de nuestros hijos siempre comunica algo.

Con frecuencia, cuando tus hijos se portan mal, lo hacen desde su parte inconsciente como una búsqueda o un grito de pertenencia.

Invitarlos a tomar el lugar que les pertenece en la familia, de una manera amable y firme, ayudará a que ese mal comportamiento cambie y se convierta en una conducta positiva que surgirá de su interior y no para obtener un premio o un castigo.

6. Promueve el valor de la colaboración:

Promover y conseguir la colaboración de tus hijos en una relación de respeto mutuo es posible cuando te enfocas en encontrar una manera positiva de solucionar conflictos o situaciones.

En el cómo ser un buen padre, crear un ambiente de amor y de respeto con todos los miembros de la familia, es decir, con tu hijo, con tu esposa o esposo y los demás integrantes de la familia, es indispensable para conseguir que tus hijos sientan motivación, seguridad y confianza a la hora de colaborar contigo en la solución de situaciones.

7. Acepta y comprende que tu hijo no piensa como tú:

Todos los miembros de la familia tienen diferentes percepciones de la vida y su propia lógica.

Entender, comprender y aceptar que tu hijo no piensa como tú y que es un ser diferente a ti, con intereses, puntos de vista y gustos distintos, ayudará a que mejores tu papel como padre o madre.

Cuando das lugar a estas diferentes percepciones, se abren oportunidades de fortaleza y de felicidad dentro de tu familia.

Aceptar que tus hijos tienen una idea diferente de cómo vivir sus vidas, es una gran herramienta para ayudarte en el cómo se un buen padre.

Tratar de controlarlos o decirles lo que deben de hacer con sus vidas y cómo vivirlas sólo dañará su independencia, su autoestima y posiblemente la confianza que tiene en ti para contarte sus deseos y metas de vida.

8. Edúcalos con amor, paciencia y firmeza:

Comunícate asertivamente con tus hijos a la hora de poner reglas, usando la amabilidad, el amor y la firmeza.

Procura que sean reglas justas, claras y razonables para que no se confundan entre lo permitido y lo no permitido. Integrar la amabilidad y la determinación al momento de definir tus reglas, hará la diferencia en el cómo ser un buen padre sin ser autoritario ni permisivo.

Ten presente que el objetivo de poner reglas o límites es que tus hijos desarrollen y tengan un buen comportamiento y un buen carácter.

Poner límites es importante porque tus hijos aprenden qué hacer, cómo y hasta dónde pueden llegar con los demás y contigo.

Si eres muy permisivo o muy autoritario, ellos no tendrán un patrón de conducta a seguir en sus relaciones interpersonales.

En este proceso de poner límites, no olvides que tener un equilibro de amor y firmeza, es determinante para lograr que tus hijos entiendan y acepten que son límites razonables, y que son porque te preocupas por ellos y porque quieres que crezcan siendo personas de bien.

Recuerda también que ponerles disciplina y límites no se trata únicamente de castigarlos cuando cometen errores, también se trata de premiarlos o recompensarlos cuando hagan algo bueno o alcancen una meta, de esta manera se sentirán motivados para repetir esa conducta.

9. Motiva a tus hijos y fortalece su autoconfianza:

La motivación es como una semilla que se tiene que regar todos los días para que pueda florecer y convertirse en un árbol fuerte.

Hay muchas maneras de conseguir la motivación propia y de proyectarla y sembrarla en tus hijos.

Cuando tú buscas y encuentras la motivación en ti, eres capaz de ayudar a que tus hijos fortalezcan su autoconfianza, motivándolos a seguir sus sueños y dar lo mejor de ellos, animándolos a no rendirse, resaltando sus virtudes y sus destrezas.

10. Enséñales que las experiencias buenas o malas son para aprender:

Todos tenemos en algún momento de la vida experiencias con resultados poco alentadores, sin embargo, integrarlas en nuestra vida diaria sin juzgarlas como buenas o malas, nos ayudará a tomarlas como oportunidades de aprendizaje y de crecimiento.

Cuando analizamos nuestras experiencias, podemos pensar en la mejora constante y en no repetir las acciones o situaciones que nos llevaron a esos resultados poco favorables.

Entender esto y enseñarles a tus hijos que un mal rato no es sinónimo de fracaso sino de aprendizaje, es una gran herramienta para aprender cómo ser un buen padre y para enseñarles y transmitirles seguridad y motivación a tus hijos

No los sobreprotejas de sus malas experiencias, déjalos que experimenten y que aprendan que toda acción tiene una consecuencia.

Al dejarlos equivocarse, ellos aprenden a vivir y aprenden la importancia de sus decisiones.

En estos momentos difíciles permanece a su lado, escúchalos y oriéntalos para que sepan en qué se equivocaron o qué pueden aprender de esa experiencia.

11. Autocuidado y acompañamiento:

Cuando nos convertimos en padres o madres, uno de nuestros principales deseos es que nuestros hijos aprendan a valerse por sí mismos y que se cuiden, que sean autosuficientes.

Una buena manera de conseguir esto, es partir de tu propia experiencia como padre o madre.

Enséñales con el ejemplo a cómo cuidarse emocional, mental y físicamente.

El ejemplo es muy importante para enseñarles a cuidarse y valorarse.

Ten presente que tus acciones hablan más que tus palabras y que ellos imitarán tu comportamiento, sea bueno o malo. Sé una fuente de inspiración para ellos.

Procura que tu ejemplo sea de bien y ten consciencia de lo que dices y haces.

Acompáñalos en este proceso de autoconocimiento y de autocuidado.

Tu presencia, ejemplo y orientación son trascendentales para que tus hijos tengan una autovalía grande y para que aprendan a cuidar de ellos mismos.

12. Desarrolla tus habilidades socio-emocionales y regálalas a tus hijos:

Ser padre o madre es un regalo de vida.

Cuando recibimos la noticia de que seremos padres o madres, viene incluida una oportunidad para adquirir nuevas habilidades socio-emocionales que posteriormente transmitiremos a nuestros hijos.

Aprender a desarrollarlas y a fortalecerlas nos convertirá en una mejor versión de nosotros mismos y podremos proyectarlas a nuestros hijos de manera sana.

En el cómo ser un buen padre, es muy importante demostrarles a nuestros hijos el cariño que sentimos por ellos.

Es importante también que el niño no sólo reciba el afecto de la figura maternal, también es bueno que el padre le demuestre afecto, aceptación y seguridad, porque esto le ayudará al niño a desarrollar una mejor autoestima.

No reprimas tus emociones y las de tus hijos, así ellos no lo verán como una debilidad y aprenderán a expresar sin miedo todo lo que les gusta, lo que no les gusta, lo que los hace sentir bien y lo que los hace sentir tristes o molestos.

Aprende a expresar tus emociones delante de tu hijos y platica con ellos sobre la situación, esto les enseñará que expresar sentimientos de tristeza o de felicidad es totalmente sano y les permitirá crecer con seguridad y mejor autoestima.

¿Quién nos enseña a ser padres?

Seguramente has escuchado la frase de “nadie nace sabiendo ser padre” y esto es muy cierto, porque ser padre o madre implica mucha responsabilidad y todos tenemos maneras diferentes de educar o de criar a nuestros hijos.

No hay un manual que nos enseñe o nos indique cómo ser un buen padre o una buena madre, sin embargo, hay herramientas o consejos importantes para que puedas mejorar la relación con tus hijos y seas un ejemplo para ellos.

Aprende más herramientas con nosotros

Las herramientas que te dimos en este artículo son algunas de las más importantes para que puedas aprender cómo ser un buen padre.

Si quieres saber más de ellas, aprender a aplicarlas o recibir más información del tema, no dudes en contactarnos.

En Plenium contamos con grandes expertos y talleres increíbles que te ayudarán a desarrollar todas tus habilidades para que te conviertas en el padre o madre que siempre quisiste ser.

También puedes contactarnos a través de nuestras redes sociales: Facebook e Instagram

¡Estamos listos para atenderte!

COMENTARIOS

Si tienes alguna duda sobre lo que escribimos, comenta y te contestaremos.

Dejar un comentario





Artículos Recientes

portada
APRENDAMOS A VER LO POSITIVO DEL FRACASO
Planta
¿ERES UNA PERSONA CON RESILIENCIA?
photo-of-woman-looking-at-the-mirror-774866
¿Dónde puedo encontrar la salud?